Alrededor de 4 mil 500 presos escaparon de la prisión de Makala, en la capital de la República Democrática del Congo, durante el asalto de seguidores de una secta que buscaban liberar a su líder, informó la policía.

En el asalto, que se produjo en la madrugada, los seguidores de la secta Bundu Dia Kongo lograron romper una pared en la parte posterior de la prisión y liberaron a su líder, Mwana Nsemi, lo que fue utilizado por los presos lograron escapar hacia la selva, donde las fuerzas de seguridad continúan buscándolos sin éxito.

“Hay muchos fugitivos. No tenemos todavía un número exacto pero puede haber sobre unos 4 mil 500 (…), además el ataque de los seguidores de Bundu Dia Kongo provocó algunas muertes”, dijo el portavoz policial, Mwana Mputu.

La policía desplegó numerosos efectivos, que son visibles en la vía pública y barrios de Kinshasa, para encontrar a los fugitivos.

Mputu afirmó que muchos prisioneros son criminales condenados por delitos graves y que su fuga a través de la selva supone un riesgo para la población.